Qué es una estrategia digital y cómo crearla paso a paso

estrategia digital
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

La estrategia digital está en voca de todos, de su importancia, y de que es la piedra angular para el éxito de un negocio, pero… ¿Qué es una estrategia?

¿Es simplemente crear una campaña publicitaria? ¿Es invertir en todos los canales digitales? ¿Es segmentar lo más que pueda una audiencia?

Te adelanto algo que desarrollaré a lo largo del artículo: no es nada de eso.

El marketing digital es un área importante que tu marca debe desarrollar si quiere adaptarse a los nuevos tiempos. Sin embargo, el uso excesivo de internet ha hecho que parezca sencillo aplicarlo a los negocios. Es cierto, es sencillo, pero eso no significa que sea efectivo. Por eso quiero compartir contigo el punto diferencial para que sí lo sea: la estrategia.

Definición de estrategia digital

El uso excesivo de esta palabra, puede hacer, a veces, que pierda su valor. Sin embargo, lo que produce todo lo contrario es aplicarla. La creación de una estrategia digital es la base de cualquier negocio que esté en línea para más que simplemente tener presencia, sino para lograr sus objetivos. Para que lo veas claro, no contar con una estrategia digital sería como querer construir un edificio estable y duradero en el tiempo, sin trabajar en los cimientos de forma correcta.

Eso significa, sin dudas, mucho más que abrir una cuenta en redes sociales y darle clic a “Promocionar” una publicación. Internet tiene mucho más que ofrecer que crear un perfil en una red social: sus posibilidades de retornar la inversión que realices son altísimas si sabes cómo llegar a eso, es decir, a través de una estrategia.

Muchos emprendedores suelen saltarse este importante paso, centrando sus esfuerzos en mantener una presencia online activa mediante herramientas como el email marketing y las redes sociales, pero sin enfocarse en su cliente ideal.

Pasos para crear la mejor estrategia de marketing digital del mercado

Utiliza esta guía como una especie de checklist, para corroborar que hayas trabajado cada ítem con la profundidad que merece. Recuerda que una estrategia es una combinación de varios factores, y si uno falla, lo más probable es que todo el resto se vea afectado.

¡Toma nota!

Analiza en profundidad tu marca

En 2020, el promedio de tiempo global que pasaron las personas en Internet fue 6 horas y 54 minutos. Sí, casi 7 horas por día, según un estudio que Hootsuite y We Are Social han llevado a cabo para el Digital 2021.

Eso quiere decir que los usuarios estamos navegando en internet mucho, quizás más de lo que creías. Tienen miles de opciones para satisfacer sus necesidades, por eso tú debes mostrarles el diferencial.

Pero antes de pensar en tener una página web o anunciarte; debes tener en claro todo sobre tu negocio. Y no me refiero a su nombre y actividad, sino a los aspectos subyacentes que te permitirán, luego, comunicar ese punto único y diferenciador.

 Si quieres vender bien, primero tienes que saber qué es lo que vendes, qué quieres vender y cómo. Tienes que planteártelas siguientes interrogantes: 

  • ¿Qué tipo de empresa es la tuya? 
  • ¿Es nueva o está creciendo?
  • ¿Qué servicios y productos ofreces? 
  • ¿A qué clientes te diriges? 
  • ¿Cuál es tu estilo de imagen corporativa? 
  • ¿Qué piensa la gente de tu sector empresarial? 
  • ¿Cuáles son tus métodos tradicionales de comercialización?
  • ¿Cuál es la diferencia entre tu marca y la de tus competidores?
  • ¿Por qué quiere estar en línea? 
  • ¿Has hecho antes marketing en línea?
  •  ¿Qué opina la gente de tu sector empresarial?

Análisis DAFO

Una vez hayas hecho los planteamientos antes mencionados, es el momento de crear un análisis DAFO: la herramienta que utilizan las empresas ganadoras para analizar sus debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades.

Un ejemplo de DAFO para una empresa que quiere empezar a hacer marketing online es el siguiente:

Debilidades: Son factores internos que crees que te dificultarán alcanzar tus objetivos en línea. Por ejemplo:

  • La falta de creencia en Internet frena a las pequeñas empresas. 
  • La falta de presupuesto online de las pequeñas empresas les impide invertir en publicidad online.

Puntos fuertes: Son los factores que le ayudarán a alcanzar sus objetivos y a hacer que su presencia en Internet sea la mejor posible. Por ejemplo:

  • Aprendizaje en el sector digital. 
  • Disponer de una lista de clientes que puedan formar parte de su comunidad online. 
  • Contar con alguien especializado en el desarrollo de su estrategia digital. 
  • Disponer de un buen producto/servicio que genere buenas críticas online.

Oportunidades: Factores externos que puedes utilizar para desarrollar tu estrategia digital. Por ejemplo:

  • Utilizar formatos menos populares como el vídeo.
  • La competencia solo anuncia sus productos/servicios, pero no aporta ningún contenido de valor. 
  • Crear estrategias para que sus clientes le dejen reseñas positivas en línea.

Analiza la competencia

Una vez que conozcas la situación de tu negocio, es el momento de conocer lo que sucede alrededor de tu negocio, conocer a la competencia.

Estás hablando de crear una estrategia digital, por lo que debes centrarte en los que están precisamente en línea. Puede que descubras que la tienda que está al lado de la tuya y que es tu competidor en el «mundo real» no tiene estrategia digital y, por tanto, no será un competidor online.

Si quieres saber cómo espiar a tu competencia como un PRO, lee este artículo donde te cuento sobre el Funnel Hacking

Crear valor añadido para tus productos

El mercado es muy competitivo: cada marca lucha por diferenciarse de su competencia, sea por precio, calidad, producto o servicio. Pero, ¿por qué el consumidor acaba comprando Nike en lugar de otras con las mismas características ¿Por qué eliges una formación en lugar de otra?  Antes de elaborar una estrategia, debes tener en claro qué diferencial ofrecerás a tu audiencia, cómo querrás destacarte y cómo quieres ser percibido por el público. Esto es algo que no necesariamente es para siempre, con el tiempo tu negocio puede mutar.

Tu ventaja competitiva, como decía antes, puede estar en uno o varios elementos que componen tu marca, y será un factor crucial a la hora de definir tu estrategia.

Los elementos de valor añadido son las características de un producto o servicio que lo hacen más atractivo para los clientes, que la competencia. Por último, es ese algo extra en un producto que no es necesario pero que ayuda al consumidor a elegir su marca. Si su servicio o producto satisface una necesidad del cliente, le diferenciará de sus competidores y mejorará el valor de su oferta. 

La mejor manera de conseguir que los clientes dejen de preocuparse por el precio es ofrecerles más valor. 

Identifica a tus clientes potenciales

El  Buyer Persona es una representación ficticia de su cliente ideal: se basa en datos reales sobre el comportamiento y los datos demográficos de sus clientes, así como en la creación de sus historias personales, motivaciones, objetivos, retos y preocupaciones. La mejor definición de Buyer Persona es el contacto con su público objetivo. Le permite identificar las características comunes de los compradores potenciales en un análisis rápido. Si tienes una base de clientes, ese será el lugar perfecto para comenzar tu investigación. Aunque puedes tener diferentes tipos de clientes individuales o empresariales que consumen tu producto, algunos de ellos tienden a ser ejemplos de tu Buyer Persona.

Un consejo clave es centrarse tanto en los clientes satisfechos como en los insatisfechos. En ambos casos, aprenderás algo sobre cómo se percibe tu producto y los retos a los que se enfrentan tus clientes.

Debes establecer objetivos claros

Las empresas pueden crear un plan de marketing online sin definir su cliente ideal. Sin embargo, no tiene sentido iniciar una campaña de visibilidad en Internet sin definir los objetivos que se desean alcanzar. ¿Ha fijado ya tus objetivos para el año o para los próximos meses? 

Para hacerlo re recomiendo utilizar objetivos SMART:

  • Specific: específico
  • Measurable: medible
  • Achievable: alcanzable
  • Relevant: relevante 
  • Time based: con límite de tiempo 

Determinación del presupuesto para tu campaña

Si apenas estás comenzando en el mundo del marketing digital, puede que tu inversión no sea lo suficientemente alta como para cubrir una estrategia publicitaria en todos los canales. Sin embargo, hay muchas formas de crecer en el mundo digital de forma orgánica, aunque, por supuesto, son más lentas.

Si puedes invertir en publicidad online, asegúrate de que sea con inteligencia, es decir, evita gastar el dinero sin que te dé resultados positivos. Para eso, debes saber cuánto podrás retornar con una campaña publicitaria, asegurarte de dominar todos los aspectos que hacen al éxito.

Si quieres saber cómo invertir en publicidad digital paso a paso, te recomiendo este artículo

Conclusión

La creación de una estrategia digital también te ayudará a:

  • Establecer correctamente tus objetivos es el primer paso de cualquier estrategia de marketing digital de éxito.
  • Saber a qué aspiras y cómo conseguirlo. 
  • Conoce a tus competidores y vea lo que están haciendo en línea. 
  • Define tu cliente objetivo y averigua cómo puede influir en él.
  • Puedes mejorar tu visibilidad online creando contenidos útiles para tu cliente ideal. 
  • Puedes construir tu reputación online utilizando las redes sociales y otras herramientas de internet.

¿Ya trabajas en una estrategia para tu negocio?

¿Te gustó este post? Compártelo en tus redes sociales

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Reader Interactions

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.